Ya seas principiante en este deporte o todo un jugador experimentando hay tres palabras que se van a repetir en tu día a día: técnica, táctica y estrategia. ¿Conoces a que se refiere cada una de ellas? ¿Hay alguna que sea más importante que la otra? En este artículo te vamos a contar en qué consiste cada concepto y cuál es su importancia en el proceso de enseñanza-aprendizaje del hockey hierba o hockey sobre césped.

Diferencia entre técnica y táctica

Lucía Jiménez realiza un push en carrera. Fotografía Comité Olímpico Español

La técnica en el hockey

El hockey sobre césped es un deporte altamente técnico, lo que quiere decir que requiere de unas habilidades motrices complejas que exigen de coordinación, destreza y velocidad. A diferencia de otros deportes de oposición-colaboración, el hockey hierba requiere del dominio de un implemento, el stick, y de su manejo para golpear un móvil, la pelota.

¿Te has parado a pensar por qué las técnicas de hockey son las que conocemos y no otras? Cuando hablamos de técnica nos referimos a la ejecución de una serie de patrones de movimiento que tienen como consecuencia una acción de juego eficaz. Es decir, las acciones técnicas del hockey son el resultado de los años de evolución del propio deporte. Cuando enseñas un gesto como el látigo o barrido, estás enseñando el patrón de movimiento que todos hemos convenido que es el más eficaz.

¿Existen nuevas técnicas de hockey? Sí, la técnica va cambiando y evolucionando dependiendo de múltiples factores. Hay técnicas que han evolucionado o desaparecido en función de los cambios de superficie de juego. Un claro ejemplo son el arrastre y el látigo o barrido que aparecieron con la inclusión de lo campos de hierba artificial en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984. Otras técnicas varían debido a la permisibilidad del reglamento. Un ejemplo es el uso del regate aéreo 3D, o las técnicas de tiro con la bola botando.

¿Quien imaginaría el hockey actual sin la técnica de coreano o revés?

Esta técnica creada por el argentino Fernando Ferrara es una de las acciones de juego que más ha cambiado el hockey moderno. Nos podemos imaginar la cara de los primeros jugadores y árbitros que la vieron utilizar en aquellos campos de arena argentinos.

La táctica en hockey hierba

Podemos tomar la táctica como un sinónimo de «toma de decisión». Este concepto se refiere al qué, cómo y cuándo ejecutar una acción técnica. En nuestro deporte la táctica requiere de un análisis previo de la situación de juego, puesto que el hockey se desarrolla en un contexto cambiante y abierto. Por ello, el resultado no solo depende de nuestra capacidad de decisión y ejecución, sino también de la capacidad de reacción del contrario.

La táctica está firmemente ligada al reglamento, ya que este define las posibilidades y acciones permitidas durante el juego. Por ejemplo, si el reglamento permite la posibilidad de sancionar a un jugador con una tarjeta verde durante dos minutos, ¿cuál será el dibujo táctico del equipo afectado durante ese espacio de tiempo?

Podemos diferenciar dos tipos de táctica, la táctica individual y la táctica colectiva. La primera se refiere a cómo los jugadores resuelven situaciones de juego en bases a decisiones individuales. Por ejemplo, una defensa de 1vs1 o la elección de un pase dentro de una jugada concreta de partido. Por otra parte nos encontramos cómo estas decisiones individuales afectan al sistema colectivo. Es cierto que por lo general una decisión táctica individual debería ser coherente al sentir táctico colectivo. Otro ejemplo, un jugador decide realizar un flick por banda como decisión individual de juego porque ha visto que existe un espacio detrás de la segunda línea de defensas. Para que esta decisión finalmente acabe en éxito, el equipo debería haber entrenado previamente cómo crear espacios de juego para que entre ese pase, y cómo ir a recibirlo una vez se ejecute.

¿Qué es más importante, la táctica individual o la colectiva? Es fácil de entender con una pequeña metáfora. Pensemos por un momento en los jugadores como músicos. La táctica colectiva sería el director de orquesta que dirige a todo el mundo en sinfonía para tocar la misma canción, y la táctica individual sería la capacidad de cada músico para tocar el instrumento. Si queremos finalmente que la orquesta suene lo mejor posible, necesitamos de las dos.

La estrategia en el hockey

El penalti es una clara jugada de estrategia. Fotografía Cómite Olímpico Español

¿Te acuerdas del ejemplo anterior en el que el árbitro ha expulsado a un jugador? Como decíamos, el equipo tiene soluciones tácticas para esta situación. Pongamos que se plantea jugar un 3-3-3. ¿Daría igual si esta situación ocurre al inicio del partido, o cuando solo faltan 2 minutos para que acabe y se va perdiendo de un gol? Es evidente que no es lo mismo. Pues esto es la estrategia, cómo el entrenador o los jugadores llegan a usar las soluciones tácticas para sacar el mayor rédito durante el partido. Otro ejemplo más, la estrategia de un equipo cuando le falta un jugador de campo y queda poco tiempo podría ser sacar al portero y meter otro jugador. O podría ser un cambio en el dibujo táctico y cambiar de salida de 4 a 3.

Un claro ejemplo de estrategia en el hockey es el penalti córner. Para nosotros es la situación de juego más parecida a una partida de ajedrez. Los dos entrenadores tienen que pensar cómo defender o atacar lo que le propone el equipo contrario, sabiendo que cada decisión deja abierta una reacción diferente del rival.

Modelos de enseñanza en el hockey hierba

La técnica mata a la táctica.

Esta frase la escuché por primera vez durante el confinamiento de 2020, y puede resumir uno de nuestro primeros pensamientos cuando hablamos del aprendizaje técnico-táctico en el deporte. Los planteamientos tácticos solo son factibles si se conoce y ejecuta bien la técnica, pero a su vez, la técnica solo es útil si se sabe cuándo se debe usar. Es decir, la técnica separada del sistema de juego, crea jugadores incapaces de tomar decisiones durante el partido.

¿Qué modelo es mejor?

Consideramos que la respuesta a esta pregunta es aquel que se adapte más a tu modelo de club o jugadores. Pero sin duda consideramos que el mejor modelo es aquel que trabaja de manera conjunta la técnica y la táctica. Para la creación o seguimiento de un modelo debemos tener en cuenta que se pueden conjugar varios métodos dentro de un mismo modelo. A continuación podéis ver los métodos de enseñanza más utilizados a nivel deportivo:

  • Método analítico

    La tarea se presenta aislada del juego real, muchas repeticiones. Se puede utilizar tanto  para el aprendizaje de la técnica (pase, recepción, tiro, etc) como para el aprendizaje de la táctica (pases por parejas, ruta de pases, etc).

  • Método global o integral

    La tarea se presenta tal y como aparece en el juego real: aparecen los adversarios y los elementos propios del partido (juegos reducidos, partidos…). El jugador debe tomar decisiones y resolver problemas tal como lo haría en un partido.

  • Método mixto

    Combina los dos métodos anteriores. Por ejemplo, se comienza con una tarea global en la que aparezca una técnica concreta de manera más reiterada (juego en área buscando técnica de tiro). Después, se realiza una tarea analítica para mejorar esa técnica y se vuelve finalmente a la tarea global inicial para ver la transferencia.

  • Método sistémico

    Se pretende poner al jugador como verdadero protagonista del aprendizaje. El entrenador crea situaciones de juego en las que el jugador debe tomar activamente decisiones y reflexionar sobre ellas (juego de presión o salida de bola).

Cuando hablamos de modelo nos referimos a la filosofía y enfoque que el entrenador o el club elegirán para aplicar los diferentes métodos. Por eso dentro de un mismo modelo podemos encontrar diferentes métodos y estilos de enseñanza.

¿Cuál es tu opinión? Dejanos tu comentario y explícanos qué método te parece más útil. ¿Crees que es más importante el aprendizaje de la técnica o de la táctica? ¿Cómo se hace en tu club?