El bully es uno de los gestos más característicos en el hockey. De pequeños nos peleabamos por hacerlo en el saque inicial y poco a poco su importancia se fue perdiendo en el juego de los mayores. Pero ¿te has parado alguna vez a pensar de dónde proviene el bully y cómo se incorporó al hockey moderno? 

Seguro que conoces otros deportes que comienzan con una acción de juego imparcial en la que ninguno de los dos equipos tiene la posesión de la bola. ¿No te viene ninguno a la cabeza? Por ejemplo, en el baloncesto el partido se reanuda con un salto entre dos jugadores. Antiguamente, cada balón dividido se luchaba a través de un nuevo salto. En la actualidad, es la flecha de alternancia la que determina el equipo con posesión del balón. 

Los origenes del bully en el hockey sobre césped

Recreación del fiso y papiro griegos sobre juegos de stick y bola en Thehockeymuseum

El caso de nuestro saque neutral, el bully, parece ser heredado de otros tipos de juego de pelota de la antiguedad. En un grabado de la antigua grecia podemos observar a dos jugadores de keretízein en una actitud muy parecida al actual bully. 

El origen de la palabra “bully” parece proceder de los colegios en donde, hacia finales del siglo XIX, se entendía como el acto de luchar por un balón. Al contrario de su actual signficado en el ámbito educativo, más relacionado con el abusón o acosador en la escuela. 

Pero volvamos a su uso en el hockey sobre césped. El bully a 3 toques se introduce en el hockey moderno en 1875 y era utilizado tanto para el saque inicial como para la reanudación del juego cuando la bola salía fuera por línea de fondo, jugándose este a 10 yardas de la línea de fondo. 

Poco a poco, dentro de la evolución de las reglas de juego, se consideró que era una situación que restaba dinamismo al juego y que penalizaba demasiado al equipo atacante que había conseguido llevar la bola hasta cerca de la línea de gol contraria. Apareció la jugada de córner y el saque inicial con bully fue reemplazado por el sorteo y la alternancia de saque entre partes. 

Dos jugadoras posicionadas para iniciar un bully. Foto: TheHockeyFamily

De esta forma, el bully quedó reducido a las acciones para reanudar un partido cuando se para el tiempo o el juego a causa de una lesión o por cualquier otra razón en la que no se haya señalado ninguna sanción. Además, el ritual se redujo de tres a un toque. 

¿Cómo realizarlo?

Para ejecutar el bully los jugadores deben estar colocados de la siguiente forma:

  1. Dos jugadores enfrentados cara a cara dejando su portería a la derecha de su cuerpo.
  2. La bola se sitúa entre los dos jugadores.
  3. Los dos jugadores comienzan con el stick en contacto con el suelo.
  4. A la señal del árbitro chocarán la parte plana de su stick una vez y después lucharán por la posesión de la bola.

Conclusión: 

La acción del bully fue introducida en búsqueda de conseguir una mayor neutralidad en acciones de saque. Otros deportes, como el fútbol, están en camino de la eliminación del bote neutral. ¿Desaparecerá el bully de los campos de juego algún día? ¿Debería mantenerse el bully como forma de saque en las categorías de formación?