6 ejercicios de hockey conducción y control de la bola

Existen numerosos ejercicios de hockey para trabajar la conducción. En el vídeo del inicio del post os hemos presentado 6 ejercicios orientados al trabajo de control de la bola y coordinación de pies y brazos.

Las técnicas de conducción nos permiten trasladar la bola de un lugar a otro con control. Éste se lleva a cabo mediante el contacto continuo de la bola con el stick, haciendo hincapié en evitar la conducción mediante toques. De esta forma podemos alcanzar un dominio de la conducción que permita al jugador levantar la mirada de la bola y visualizar el terreno de juego. Y al mismo tiempo, facilitará el trabajo de toma de decisión.

¿Qué ejercicios puedo utilizar?

Las técnicas de conducción estarán siempre presentes en el juego y en la enseñanza. Pero tendrá un valor añadido si se introduce ya desde el inicio, en el nivel más básico. En las etapas de formación el entrenador prestará una atención extra al aprendizaje de las correctas empuñaduras y en enseñar a los jugadores cómo trasladar la bola. 

Descubre nuestros ebooks de entrenamientos y ejercicios

  • De 4 a 8 años: los ejercicios de conducción estarán relacionados con el juego. En estas etapas lo importante es que el niño se divierta a la vez que automatiza los movimientos del deporte. 
  • De 8 a 12 años: en esta segunda etapa de formación el jugador debe ampliar su abanico de técnicas de conducción y dominar las más básicas. Será útil el uso de carrera de relevos y rutas de bola. Además, en la última parte de esta etapa, el jugador puede comenzar a trabajar las conducciones especiales con una sola mano, ya que ha adquirido la fuerza necesaria. 
  • A partir de 12 años: la conducción deja de ser un contenido principal de la sesión, aunque seguirá estando presente y puede ser trabajada de manera más específica en la parte física con circuitos como estos. 

La conducción, como cualquier otro gesto técnico, conlleva también el saber cuál, cuándo y cómo realizarla. Esto es lo que conocemos como táctica individual y no debe ser separada del aprendizaje técnico. De este modo, desde un inicio enseñaremos y diseñaremos situaciones en las que el jugador deba diferenciar qué tipo de técnica utilizar. 

Solo necesitas 8 conos y una bola